Los Viajes de Lolo

El Camino del Cid. Episodio 1

¡¡Hola a todos!!

Aquí arrancan las crónicas que iré haciendo sobre la realización del Camino del Cid en moto. Hace una semana hice la primera etapa de unas 8 etapas que me llevarán a recorrer la geografía ibérica desde Burgos hasta Orihuela. En esta primera etapa, recorro parte del Camino del destierro, desde Vivar del Cid hasta San Estaban de Gormaz.

El Camino del Cid

El Camino del Cid es una ruta que recrea el camino que emprendió Rodrigo Díaz, más conocido como El Cid, al ser desterrado del reino de Castilla en 1081 por el rey Alfonso VI hasta su llegada a Valencia y muerte en 1099. Esta travesía, así como sus aventuras y desventuras quedan narradas en el poema El cantar de Mío Cid.

 

 

EL CAMINO DEL CID EN MOTO

 

INICIO

 

Legua 0

Mi camino arranca en a las diez de la mañana en Vivar del Cid, un pequeño pueblo al norte de Burgos dónde se cree que nació el Cid. Cuando llego a Vivar, busco la «Legua 0» que es el punto de comienzo del camino. Este punto se encuentra a las afueras del camino, junto al mesón llamado El Molino del Cid.

 

Allí, además de encontrarnos el hito de la Legua 0, nos encontramos un mapa en relieve que nos describe la ruta a recorrer, así como una escultura de un ave que representa a la corneja que acompañó al Cid en los primeros compases de su exilio.

 

 

Estatua de la famosa corneja junto a la legua 0

Allí piensan de aguijar, allí sueltan las riendas.
A la exida de Bivar ovieron la corneja diestra
e entrando a Burgos oviéronla siniestra.
Meció mio Cid los ombros e engrameó la tiesta:
—¡Albricia, Álbar Fáñez, ca echados somos de tierra!—
————————————————————————
Allí empiezan a espolear, allí sueltan las riendas.

A la salida de Vivar una corneja les salió por la derecha
y entrando en Burgos les salió por la izquierda.
Se encogió mio Cid de hombros y agitó la cabeza:
—¡Alegría, Álvar Fáñez, que nos echan de la tierra!—

 

Convento del Espino

A pocos metros del punto de inicio nos encontramos con el Convento del Espino,  lugar donde se conservó el primer manuscrito del que se tiene noticia del Cantar. El convento tiene poco que visitar, ya que es de clausura, destacando el arca donde se guardó dicho documento hasta el siglo XVI

Según avanzamos, en la Plaza mayor hallamos la primera estatua de las muchas que encontraremos a lo largo del camino del ya mencionado caballero. Es una estatua moderna que nos muestra a un Cid más cercano y humilde.

Muy cerca de la plaza, en la casa rural La casa del Huerto me hice con el salvoconducto conmemorativo del camino así como con el primer sello.

Salvoconducto

BURGOS

 

Solar del Cid

Saliendo de Vivar del Cid, pongo rumbo a Burgos, situado a apenas 10 km. Según llego a Burgos, atravieso el Arco de San Martín y me doy de bruces con El Solar del Cid, con tres esculturas heráldicas en honor a Don Rodrigo.

Callejeando un poco, y buscando hacer una foto de La Lola con la catedral de fondo, subo al castillo desde donde se tiene una panorámica perfecta de toda la ciudad de Burgos. Al final encuentro el sitio para hacer la foto (Con el sol de cara sale una birria), apenas a 50 metros de la catedral, además, justo arrancan a sonar las campanas, quizá augurando una buena jornada de moto e historia. Doy un paseo por el casco viejo de Burgos, que casualmente había visitado unos días antes, y emprendo la marcha hasta nuestro siguiente destino, no sin antes pasar por la estatua más famosa del Cid, montando a Babieca y apuntando con su espada el final del Camino, Valencia. La estatua está junto al Puente de San Pablo, que también está adornado con estatuas del Cid.

 

SAN PEDRO DE CARDEÑA

 

Sepulcro del Cid y Doña Jimena

San Pedro de Cardeña es un monasterio Cisterciense situado a 11 km de Burgos recorriendo la carretera Bu-800. En este monasterio, según se narra en el Cantar el Cid dejó a su mujer Doña Jimena y a sus hijos y también es el lugar donde reposaron los restos del Cid y Doña Jimena hasta que por distintos vaivenes de la historia, acabaron depositados en la Catedral de Burgos.

En el monasterio realicé la visita guiada, que es más que recomendable ya que muestra parte del monasterio contando detalles de su historia.

Curiosa escalera de caracol

Vista del Claustro

Resumiendo muy, pero que muy brevemente su historia, el monasterio se fundó en el 899 por monjes benedictinos, saqueado en varias ocasiones (el ejército napoleónico quemó su altar mayor para calentarse durante su paso por allí), fue abandonado en 1836 tras la Desamortización de Mendizábal y no volvió a volver a tener monjes dentro hasta 1942 cuando de estableció la Orden del Císter en él.

 

LA SIERRA DE LA DEMANDA

 

Después de la obligada visita al monasterio de San Pedro de Cardeña, continúo por la carretera BU-800 que me llevará a recorrer pequeños pueblos castellanos situados entre los bellos paisajes que nos ofrece la Sierra de la Demanda.

Continuando el camino, ya en Modúbar de San Cebrián, me encuentro con la carretera cortada y un cartel recomendando otra ruta alternativa, pero como La Lola vale para todo, decido continuar por lo que quedaba de carretera durante unos 5 km. Lo que quedaba era una pista de grava bacheada pero sin ninguna complicación, por lo que sin problemas continúo el camino original hasta llegar a Los Ausines.

Camino cortado en Mondúbar de San Cebrián

Guiándome con el GPS y con las indicaciones que hay en todos los cruces se hace el camino sin complicación.

Una de las sorpresas que me llevé en el día fue la visita a la ermita visigoda de Membrilla de Lara, construida en el siglo VII, es una pequeña joya donde destacan sus relieves y su austeridad, dándole un gran misticismo.

La Lola junto a la ermita visigoda

 

Prebisterio de la ermita visigoda

 

COVARRUBIAS

 

El camino sigue y atravieso Mecerreyes, donde a su salida hay una gran estatua del Cid que nos indica que el camino continúa. La siguiente parada es Covarrubias.

Calles de Covarrubias

La villa de Covarrubias es una parada obligada en el camino, el estado de conservación de su casco urbano es perfecto por lo que podemos apreciar como eran estos pueblos en el pasado, donde uno se puede deleitar con su arquitectura popular, construcciones de adobe y entramado de madera y revestimientos ocres que tiene ese peculiar estilo que podemos contemplar en numerosos pueblos de la Península.

Además, destaca el imponente Torreón de Fernán González del siglo X así como la Puerta del Archivo del Adelantamiento de Castilla, que fue mi lugar de salida del casco histórico de Covarrubias.

Torreón de Fernán González

En Covarrubias existe una gran explotación turística, con varios autobuses aparcados en las afueras, cosa que tiene sus pros y contras, por un lado, muchos pueblos y villas medievales están demasiado aprovechados turísticamente, con lo que ello conlleva, como la pérdida de autenticidad pero a la vez fomenta la revitalización económica de la zona y la capacidad de fijar población en núcleos rurales cada vez más despoblados y con una población cada vez más envejecida.

 

PRÓXIMA PARADA

 

Según salgo de Covarrubias, cruzo el puente sobre el río Arlanza para continuar el camino, el paisaje es a lo largo del camino muy parecido, monte bajo caracterizado por diversas especies como pinos, robles o sabinas.

Siguiendo por la BU-901 llego hasta una de las importantes paradas de la ruta, Santo Domingo de Silos. Santo Domingo de Silos es un pequeño pueblo burgalés donde destacan su casco histórico y más aún su monasterio benedictino (el cual por llegar a la hora de comer no pude visitar aunque ya lo visité hace años por lo que me dolió menos) famoso por su claustro con su enorme ciprés en el centro y por albergar a los monjes que allá por los 90 consiguieron un importante éxito musical llegando a vender 300000 copias en el 94.

Como andaba con un poco de prisa y cuando viajo en moto no me gusta parar a comer ya que se pierde un montón de tiempo, tomo un refrigerio en un bar de la plaza (con 37ºC era muy necesario) y prosigo camino.

ACABANDO EL DÍA

 

Por exigencias del guion, debía estar pronto en casa por lo que emprendí rumbo a San Esteban deteniéndome únicamente en los sitios obligados del camino.

Desfiladero de la Yecla

A pocos kilómetros de Santo Domingo, la carretera se vuelve más interesante según me voy acercando al Desfiladero de la Yecla, estrecha garganta que se puede recorrer mediante una plataforma y que dejo de lado al proseguir el camino atravesando sus dos túneles, no sin antes detenerme a observar a las rapaces que estaban expectantes en las peñas más altas del desfiladero.

El camino me lleva a Caleruega, entro, observo su casco urbano y prosigo mi marcha, en Caleruega justamente es uno de los puntos dónde las indicaciones del camino dejan un poco que desear, no quedando claro por donde continúa el camino.

En otro de los pueblos que me detengo es en Coruña del Conde, ya que al cruzarlo veo la estatua de un hombre alado, una estatua en honor a Diego Marín Aguilera, uno de los precursores de la aviación, del que había leído algo y que no ubicaba tan cerca de casa, y que en 1793 llegó a volar 360 metros con un artilugio volador diseñado y construído por el mismo.

Estatua en honor a Diego Marín Aguilera

En Coruña del Conde también me paro a contemplar el pequeño puente romano que cruza el río Arandilla.

Puente romano en Coruña del Conde

Una vez parto de Coruña, prosigo el camino, entro en la provincia de Soria y voy atravesando bellos paisajes de pinos y sabinas, muy comunes en toda la zona así como pequeños pueblos como Villálvaro o Matanza de Soria hasta que en el horizonte diviso el castillo de San Esteban de Gormaz, punto donde dejaré el camino para dirigirme a casa y desde donde lo retomaré  en cuanto tenga un hueco ya que esta primera parte me causó una muy grata impresión.

Divisando San Esteban de Gormaz en el horizonte

Quiero acabar con estos versos del Poema que hablan de San Esteban y del que es mi pueblo, Ayllón.

Otro día mañana piensa de cavalgar,
ixiéndos’ va de tierra el Campeador leal;
de siniestro Sant Estevan, una buena cipdad,
de diestro Alilón las torres, que moros las han.
—————————————————————————-

A la mañana siguiente se pone a cabalgar,
ya se sale de la tierra el Campeador leal;
a la izquierda San Esteban, una buena ciudad,
a la izquierda Ayllón, la de las torres, que de moros es lugar.

 

 

 

6 comentarios en «El Camino del Cid. Episodio 1»

    1. Lolo Autor

      Muchas gracias Rubén!! A mí me encanta montar en moto pero no montar por montar, si no por descubrir sitios nuevos e ir aprendiendo por el camino por eso siempre mezclo moto con algún aliciente más como en este caso es el Camino del Cid

  1. Jose

    Muy chula la ruta, te quería preguntar en cuanto tiempo se hace la etapa del destierro, ya que la última semana de julio intentaré hacer todo el camino y no tengo mucho tiempo. Gracias

    1. Lolo Autor

      Hola Jose, lo que recorro en esta entrada lo hice en medio día, es decir, empecé sobre las 10 en Villar y a las 4 de la tarde estaba en San Esteban, eso sí, parándome menos de lo que me gustaría. Desde mi punto de vista, para hacer el tramo completo del destierro y visitar con calma los sitios, en día y medio es suficiente, a lo mucho dos días. Si tienes alguna duda más ya sabes dónde estoy.
      Un saludo!!

  2. Javi

    B. Días.

    Precisamente, esto pensando hacer esta «ruta» pero al revés, es decir, empezar por Alicante y acabar en Burgos. El porque?, soy de Alicante.

    Y mi idea es hacerla en diversas etapas (+5 según ellos).

    Intentaré seguirte y si hubiera alguna cosa, te preguntaría.

    Gracias

    1. Lolo Autor

      Hola Javi y perdona el retraso en responderte. Todo lo que te pueda ayudar en el tramo que he recorrido hasta el momento solo tienes que preguntarlo.

      Llevo la idea de terminar el camino en el puente de Abril, pero a ver como se da. Ya ire compartiendo todo.

      Un saludo y gracias por leerme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *